Adolfo García

Adolfo García

  • Rebozos
  • | Teléfono: 714 142 4537

Tenancingo, Estado de México.

Maestro rebocero que ha dedicado su vida a la elaboración y preservación de esta pieza textil. Es originario de Tenancingo, Estado de México, localidad famosa por la producción de rebozos. Como es usual en la región, Adolfo heredó de su familia, especialmente de su padre, los conocimientos para producir esta obra artesanal. Su especialidad son los diseños llamados venados y palmeados, aunque también experimenta con colores vivos y variaciones en los dibujos. Por su visión artística innovadora, ha recibido más de veinte reconocimientos. Cada año, renueva sus diseños, y actualmente, realiza series limitadas a cuatro rebozos.

Las técnicas para tejer un rebozo son variadas. Puede realizarse en telar de cintura o de pedal y la elaboración en todo momento es artesanal. El proceso que Adolfo sigue en el telar de pedal es primero encanillar el hilo para urdir el fondo y darle medida al lienzo. Después lo traslada a un bastidor donde el hilo se pepena, es decir, se separa según el diseño que se quiera crear. Aquí se tuercen los cordones y se les agrega atole de masa para que el hilo endurezca y facilite el amarre: a este proceso se le conoce como boleo. El amarre permite que no penetre la tinta, así el jaspeado o granizado queda de un color diferente al del resto del cordón. En seguida, Adolfo hace el veteo, donde el fondo del rebozo y las puntas se tiñen al mismo tiempo. El hilo se deja secar para continuar con el tejido, paso que las empuntadoras efectúan a mano a base de nudos.

Este es un trabajo familiar que Adolfo comparte con su esposa María del Carmen López, su hijo Luis Ángel García, la quinta generación que se encargaría del oficio, un nieto y colaboradores de su taller. Recientemente Adolfo García impulsó la creación de la primera Escuela del Rebozo, pues, por medio de la enseñanza, busca rescatar esta labor del olvido: “Porque esa es la raíz de mi pueblo, de mis antepasados que, desde 1928, heredaron ese conocimiento”.